¿Por qué la vida no tiene sentido para algunas personas?

Es posible que nos hayamos encontrado con personas en las que percibimos un nivel de desesperanza que no parece corresponder con la vida que llevan, o a la inversa, personas que a pesar de estar atravesando un momento delicado en su vida no se dejan arrastrar por el desánimo.
En la vida cotidiana damos muchas explicaciones a por qué sucede esto, por ejemplo, coloquialmente hablamos del carácter o del humor de la persona, del apoyo de sus familiares o amigos o de la ausencia de ese apoyo, de la fortaleza o de la ausencia de la misma en esa persona…
Stanislav Kratochvil, psicólogo ruso, da una explicación interesante a este fenómeno. El distingue dos tipos de personas:
1.) Las que han encontrado un sistema de valores en su vida en el que hay varios contenidos casi igualmente fuertes que significan mucho para ellos. El lo denomina una seguridad paralela.
Por ejemplo: alguien que siente una satisfacción profunda tanto en su vida familiar como profesional y social, y quizá también tiene un hobby agradable que le proporciona alegría en su tiempo libre.
2.) Las que tienen una sistema de valores piramidal, en el que el valor importante está en el vértice superior, mientras que los restantes valores ocupan lugares menos importantes e inferiores, de manera que la totalidad de los contenidos que dan sentido a la vida adoptan la estructura de una pirámide.  Lo denomina seguridad piramidal.
Por ejemplo: las personas que viven totalmente volcadas en el trabajo y pasan por alto todo lo demás: su vida de pareja, su relación con sus hijos, el tiempo libre compartido con los demás, el cultivo de la amistad; o las madres que viven exclusivamente para sus hijos y se cierran al resto del  mundo; o quienes no tienen más preocupación que su bienestar, disfrutar, pasarlo bien.
Tanto las personas con una seguridad piramidal como las que tienen una seguridad paralela están satisfechas y viven felices. Su vida tiene sentido. Pero Kratochvil demostró que las personas con una seguridad paralela son psíquicamente más sanas y estables que las personas con una seguridad piramidal, por dos razones:
1. Si a una persona con una seguridad piramidal se le desmorona el valor superior, se desmorona todo, se viene abajo toda la concepción de la vidaque tenía porque los acontecimientos vitales menos importantes y subordinados no pueden sustituir al valor superior, la desgracia de esta persona es irremediable.
Por ejemplo, si un hombre vive volcado en su trabajo y lo pierde, su vida pierde sentido porque el cultivo del resto de las áreas como la relación de pareja, familiar, de amistad, de ocio, etc no pueden reemplazar el sentimiento de vacío y de sinsentido que ha provocado la pérdida de trabajo. Si una mujer vive volcada exclusivamente en la atención de sus hijos, a medida que éstos crecen y se van haciendo más autónomos ella “siente que la necesitan menos” y poco a poco se va instalando la idea de que su vida no tiene sentido. Si un joven vive solo para disfrutar de la vida, para su satisfacción personal cuando ese estilo de vida no lo puede mantener se asienta en él un sentimiento de abatimiento, desánimo y frustración que le puede llevar a pensar que su vida no tiene sentido.
2. Con una seguridad paralela es mucho más fácil compensar y superar anímicamente la pérdida de un valor consagrándose con mayor intensidad a otros contenidos vitales de igual valor. En caso de necesidad, los valores que permanecen intactos en esta persona ayudan a encontrar una compensación, a dar una configuración a la vida o simplemente a seguir viviendo.
Por ejemplo, en los tres casos anteriores. Si el hombre tiene una relación de pareja y familiar que le proporciona seguridad y apoyo, unos amigos con los que puede contar y alguna actividad de ocio placentera, le será más fácil afrontar la pérdida de su empleo. Si la madre además de dedicarse a la atención de sus hijos, ha seguido cuidando la relación con su marido, cultivando sus amistades y cultivándose y cuidándose ella misma, le será menos costoso ir admitiendo que sus hijos cada vez son más autónomos. Si el joven además de pasarlo bien y de procurarse su propio bienestar da importancia a su formación profesional involucrándose en ella y realiza alguna actividad para los demás enfrentará con madurez que tiene que ir abandonando su satisfacción hedonista.
En mi opinión, una u otra seguridad no son algo estático. A lo largo de nuestra vida podemos ir consiguiendo o manteniendo una seguridad paralela que nos ayude a ir enfrentando las dificultades cotidianas, grandes o pequeñas, que se nos presentan sin caer en el desánimo ni la desesperanza y siempre con la idea en la cabeza de que la vida, nuestra vida, tiene sentido.

2 comentarios sobre “¿Por qué la vida no tiene sentido para algunas personas?

  1. Estoy totalmente de acuerdo con que un sistema de valores paralelos es la forma más segura de evitar quedarnos ante el vacío existencial. A nivel poupular se conoce esta idea como "no apostar todo a la misma carta" o "siempre tener un plan B". La idea es lógica y parece muy obvia, y sin embargo tendemos a olvidarla. Gracias por recordárnosla aquí.

  2. Comparto esta aportación tan interesante. Animo a las personas que se han centrado en la seguridad piramidal a que reorienten su brújula. Por ejemplo, esas mujeres que se han volcado en la atención de los hijos, cuando estos vuelan del nido, tienen la oportunidad de encontrar sentido a su vida colaborando en proyectos innovadores de ayuda a jóvenes con riesgo de exclusión social, etc. Libros como "También tu vida tiene sentido" de Elisabeth Lukas, pueden ser de gran ayuda para estas persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*